Blog

Mostrando últimas 10 noticias

Chile será el primer país que excluye Timerosal por Ley

Por Francisco Lira, publicado el domingo, 19 de enero de 2014, a las 14:57

El legislador socialista Juan Luis Castro destacó la tarde de este miércoles que Chile se convertirá en el primer país del mundo que prohíbe el timerosal de las vacunas, luego que la Cámara de Diputados despachara el proyecto de ley alusivo.

Esto que ha sido parte de otros países, pero no por ley como en Chile que es innovador”, señaló Castro, destacando que la aprobación se produce luego de tres años de tramitación.

“Chile ha dado el paso, como primer país del mundo, en tener por ley una definición en una substancia que está en todas estas vacunas”, señaló, afirmando que la acumulación del timerosal, una forma de mercurio, podría provocar daño a la salud.

Confesó que la nueva legislación conllevará un costo para el país, pero que debe ser asumido si el objetivo es prevenir.

Respecto de las declaraciones del Ministerio de Salud, el cual no considera que el timerosal sea dañino, el diputado socialista dijo: “Nadie puede demostrar a que no haya un efecto colateral”

“La tendencia mundial va hoy en día en el sentido de establecer que habiendo mercurio que es un metal y que no es una sustancia inocua, no es indiferente el cuerpo humano, naturalmente es preferible evitar que haya ese tipo de sustancias en una vacuna, sobre todo cuando un pequeño recibe sucesivamente diversas vacunas en la época escolar”, explicó.

Las modificaciones del Senado al proyecto de ley fueron aprobadas por 85 votos a favor y 5 abstenciones en la Cámara de Diputados, con  lo que culmina su tramitación en el Congreso y permite ser remitida al Ejecutivo para su promulgación.

El texto prohíbe la fabricación, importación, comercialización, distribución y suministro, a cualquier título, de todo tipo de vacunas destinadas a niñas y niños menores de ocho años, mujeres embarazadas y adultos mayores de 60 años, que entre sus componentes contengan timerosal o compuestos organomercúricos.

Fuente: La Nación